Una fórmula para aumentar el deseo sexual de los hombres

Se estima que 1 de cada 3 hombres experimenta eyaculación precoz en algún momento de su vida.

La hormona kisspeptina


La kisspeptina es una hormona producida por una región del cerebro llamada hipotálamo. La hormona interactúa con los receptores en la glándula pituitaria, conectada a la parte inferior del hipotálamo. Esto provoca una cascada de señalización que impulsa la producción de las hormonas sexuales testosterona y estradiol.

Investigaciones anteriores revelaron que
las neuronas que responden a la kisspeptina también están presentes en la amígdala, que es una región del cerebro que desempeña un papel clave en el procesamiento emocional.

Específicamente, el equipo identificó estas neuronas en la
amígdala medial posterodorsal, un área fuertemente relacionada con la respuesta a las feromonas.

Con todos estos factores en mente, los científicos investigaron si el aumento de la actividad de kisspeptina en la amígdala medial posterodorsal podría influir en la ansiedad y el comportamiento sexual, manipulando las neuronas sensibles a kisspeptina en este área del cerebro de
un grupo de ratones machos.

 

El equipo utilizó una serie de fármacos para activar o desactivar estas neuronas en los roedores, y su ansiedad y comportamiento social y sexual fueron monitoreados.

El estudio reveló que cuando
las neuronas sensibles a kisspeptina se activaban, los ratones machos demostraban menos indicadores de ansiedad, estaban más dispuestos a tener interacción social con otros ratones, y prestaban mayor atención a los ratones hembra.

Se necesitan más estudios para confirmar los hallazgos, pero
los autores creen que sus resultados son prometedores para un nuevo tratamiento para la disfunción sexual relacionada con la ansiedad en los hombres.

"Los hallazgos de nuestro estudio sugieren que la activación de kisspeptina en estas neuronas coordina las preferencias sexuales y el comportamiento de ansiedad hacia la cópula, lo que indica que promueve el éxito reproductivo máximo en el varón", comenta Daniel Adekunbi, líder del trabajo.


En el futuro, los investigadores planean observar de cerca cómo la activación y desactivación de las neuronas de kisspeptina en la amígdala medial posterodorsal afecta al comportamiento sexual y la ansiedad en los roedores.
Adekunbi se pregunta si se podría modular la orientación sexual con esta técnica: "cuando las neuronas se inactivan, ¿el ratón macho preferirá interactuar con un ratón macho sobre una hembra?"

 

Referencia: Daniel Adekunbi1,2,3, Xiaofeng LI1, Geffen Lass1 et al. Kisspeptin boosts male sexual appetite and reduces anxiety. 2017 Society for Endocrinology Annual Conference

 

Etiquetas: sexualidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar