Las mujeres celíacas tienen más posibilidades de sufrir anorexia

Una investigación con miles de suecas concluye que la intolerancia al gluten eleva el riesgo de padecer este trastorno alimentario.

También te puede interesar: Un virus aparentemente inocuo puede desencadenar la celiaquía

Ya existían estudios que relacionaban la enfermedad celíaca con la anorexia nerviosa en el caso de las mujeres. Ahora, una investigación de un equipo de científicos suecos, noruegos, estadounidenses y británicos ha confirmado este vínculo, que no se da en los varones. Los especialistas han comparado los historiales de 18.000 suecas celíacas con los de 90.000 de sus compatriotas sin esa enfermedad, y han hallado que en las primeras hay más casos del peligroso trastorno alimentario que en las segundas. 

Ambas enfermedades pueden confundirse en sus inicios, ya que comparten algunos síntomas: pérdida de apetito, fatiga, dolores estomacales y, en las niñas, retraso en el crecimiento y en la llegada de la primera menstruación. Según los investigadores, esta dificultad lleva a veces a diagnósticos equivocados que perjudican a las afectadas y complican sus tratamientos.

Una relación peligrosa

La enfermedad celíaca es un desorden inflamatorio causado por la ingestión de gluten, una proteína presente en los cereales (trigo, avena, cebada, centeno...) y por tanto en numerosos alimentos. Afecta al intestino delgado (aunque causa variados síntomas físicos e incluso psicológicos) y su tratamiento consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten durante toda la vida.

Por su parte, la anorexia nerviosa consiste en un miedo a engordar y una percepción alterada de la propia imagen que lleva a rechazar la alimentación y acarrea graves trastornos, a veces incluso la muerte.

Pero ¿qué relación hay entre las dos dolencias? ¿Por qué las mujeres que rechazan el gluten presentan una mayor tendencia a la anorexia? Los investigadores sospechan que la necesidad de llevar una dieta estricta activa patrones obsesivos respecto a la comida en ciertas personas. Además, una dieta sin gluten mal controlada puede causar un balance negativo de energía que a veces funciona como un punto de inflexión que conduce a la anorexia.   

SEGURO QUE TE INTERESA...

3 factores clave

Los científicos citan tres factores que contribuyen a esta relación demostrada entre la enfermedad celíaca y la anorexia nerviosa:

1. En un examen inicial, las primeras etapas de la anorexia y la enfermedad celíaca son fáciles de confundir. Por eso, hay mujeres a las que se les diagnostica el trastorno alimentario de origen psicológico, cuando en realidad sufren un problema relacionado con el gluten.

2. Los diagnósticos pueden verse influidos por los sesgos y prejuicios en las investigaciones, que llevan a los médicos a confundir sus apreciaciones. 

3. Estudios recientes sugieren una relación genética entre la anorexia y las dolencias autoinmunes como la enfermedad celíaca.

Para complicar las cosas, los médicos han observado que, cuando concurren, las dos dolencias dificultan el tratamiento de la otra. Padecer anorexia hace más duro seguir una dieta sin gluten, y hay mujeres anoréxicas y celíacas que comen productos con gluten que les sientan mal con el objetivo de adelgazar.     

Los autores del estudio concluyen que la relación entre el diagnóstico de las dos enfermedades requiere un mayor seguimiento de las mujeres con estas dolencias, que al confundirse en sus estadios iniciales dificultan los tratamientos efectivos.

Etiquetas: alimentaciónanorexiaenfermedad celiacaenfermedades autoinmunes

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS