La maldición del ascenso

No todo el mundo quiere un puesto mejor. Cada vez más trabajadores ven la promoción laboral como un arma de doble filo.

También te puede interesar: Consejos para afrontar el estrés en el trabajo

Razones para el inmovilismo

“El ascenso te exige nuevas competencias que te tienen que enseñar y no todo el mundo está dispuesto a aprender”, afirma Isabel Aranda, doctora en psicología y experta en coaching ejecutivo, una técnica que ayuda a mejorar la capacidad laboral de quien la sigue. 

Frente al concepto tradicional del ascenso casi obligatorio –tradicionalmente, en casi ninguna empresa se entiende que alguien no quiera subir, y rechazar una promoción puede resultar problemático–, se va imponiendo poco a poco la idea de que quizá el trabajador prefiera otras compensaciones. Como dice Aranda, “se trata de que los empleados puedan tomar decisiones sobre su trayectoria; ya no es tanto ‘te ha tocado irte a marketing’, sino más bien ¿te apetece irte a marketing?”.

Si quieres saber más sobre la relación entre personalidad y trabajo, lee el artículo "I love my curro", escrito por Vicente Fernández de Bobadilla, publicado en el número 440 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Imagen: Pexels

Etiquetas: psicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar