¡SOS! Nos quedamos sin saltamontes

Más de un cuarto de las especies de grillos y saltamontes europeos se acercan peligrosamente a la extinción, según el último informe de la IUCN.

saltamontes

El canto de los grillos es un clásico de las noches de verano que, si no ponemos remedio, en el futuro será tan solo un recuerdo que contaremos a nuestros nietos. Y es que una buena parte de las especies de ortópteros europeos – orden al que pertenecen los grillos y los saltamontes- se encuentran seriamente amenazadas. Estas son las conclusiones de un exhaustivo informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), que ha analizado el estado de conservación de un total de 1.082 especies en Europa. Un proyecto que ha supuesto un trabajo de dos años de duración y en el que han participado más de 150 expertos internacionales.

Los ortópteros son el grupo de insectos más amenazado de nuestro continente, informa la IUCN, con un 30,2% de especies con poblaciones en declive, 7,6% especies estables y solo un 3,2% con poblaciones en aumento. Además, las tendencias del 59% de las especies son desconocidas, seguramente porque estos animales se estudian mucho menos que grupos más llamativos como las aves y los mamíferos.

Otro de los resultados alarmantes del informe: de las 739 especies endémicas – exclusivas- de Europa, 231 (más de un 30%) están amenazadas, un dato que supone un toque de atención para que las autoridades europeas se pongan las pilas en materia de conservación, pues tienen la responsabilidad de proteger esas especies únicas.


Una agricultura demasiado agresiva

La intensificación de la agricultura conduce a la pérdida, degradación y fragmentación de los hábitats y supone la principal amenaza para los ortópteros, afirman los expertos de la IUCN. Estos animales se ven particularmente afectados por el sobrepastoreo, el abandono de pastizales, la conversión de matorrales y pastizales en tierras de cultivo, el uso de fertilizantes, pesticidas y maquinaria agrícola pesada.

"El paisaje de Europa está cambiando rápidamente y esto afecta a muchas especies, incluidos insectos tan familiares para nosotros como los grillos y los saltamontes", explica Jean-Christophe Vié, subdirector del Programa Mundial de Especies de la UICN. "Para que estos animales dejen de estar al borde de la extinción, es necesario proteger y restaurar sus hábitats, lo que se puede hacer mediante una gestión sostenible, por ejemplo recuperando las prácticas agrícolas tradicionales. Si no actuamos ahora, dejaremos de escuchar el sonido de los grillos en las praderas europeas".


Mucho más que proteger a un saltamontes

El grupo de los ortópteros supone una fuente muy importante de alimento para muchos otros animales, como pájaros y reptiles, por lo que su desaparición también tendría consecuencias en el funcionamiento de ecosistemas enteros. Además, estas especies son indicadoras de la salud y de la biodiversidad de los pastizales.

Si nos vamos a nuestro país, España tiene una responsabilidad relevante, ya que el sur del continente atesora la más elevada biodiversidad y la península ibérica es uno de los hotspot o 'puntos calientes de diversidad' donde se concentra un elevado número de endemismos.

Además de las prácticas agrícolas agresivas, otros factores como el fuego se encuentran en el origen del declive de grillos y saltamontes: la cigarra canaria (Calliphona alluaudi), en peligro de extinción, perdió cerca de un cuarto de su población debido a un incendio que se produjo en 2007. Además, otras especies costeras encuentran sus principales amenazas en la urbanización y en la explotación turística poco sostenible.

El informe recomienda el establecimiento de un programa de vigilancia de ortópteros para obtener más información

"Los resultados de esta Lista Roja son muy preocupantes", afirma Luc Bas, director de la Oficina Regional Europea de la UICN. "Las poblaciones sanas de estos insectos son clave para mantener ecosistemas sostenibles en Europa, que proporcionan la base para el bienestar social y económico. La Comisión Europea ha reconocido que es necesario aplicar con más rigor las directivas de la UE en materia de conservación de la naturaleza".


El informe recomienda el establecimiento de un programa de vigilancia de ortópteros para obtener más información sobre sus tendencias demográficas. Esperamos que así sea y que podamos seguir, por muchos años, escuchando el canto de los grillos en las noches de verano.

Etiquetas: animalesecologíaecosistemasextincioninsectos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar