Insólito cortejo prehistórico atrapado en ámbar

Los fósiles de una nueva especie de caballito del diablo han permitido recrear por primera vez cómo los machos cortejaban a las hembras hace millones de años.

También te puede interesar: Encuentran el camaleón más antiguo del mundo preservado en ámbar
Insólito cortejo prehistórico atrapado en ámbar

Los rituales de cortejo entre los odonatos, un orden de insectos que incluye las libélulas y los caballitos del diablo, resultan muy llamativos. En ellos pueden tomar parte varios individuos, que parecen bailar mientras vuelan, y los machos suelen atraer a las hembras moviendo enérgicamente sus alas. Los zoólogos han venido sospechando desde hace años que los antepasados de las especies actuales ya llevaban a cabo este tipo de danzas nupciales. No obstante, no contaban con fósiles que permitieran atestiguarlo con certeza, y los pocos estudios que se han llevado a cabo sobre este asunto resultan un tanto ambiguos.

Ahora, un equipo de investigadores del Instituto de Geología y Paleontología de Nankín, en China, ha descrito este tipo de comportamiento a partir de los restos de tres caballitos del diablo macho que quedaron atrapados en un bloque de ámbar en lo que hoy es el norte de Birmania a mediados del Cretácico, entre hace 66 y 145 millones de años.

Los especímenes, denominados Yijenplatycnemis huangi, poseen unas espectaculares extremidades –las tibias presentan unas elongaciones en forma de vaina– que probablemente utilizaban para atraer a las hembras. En algunas especies modernas de las familias Platycnemididae y Chlorocyphidae, se pueden observar estructuras parecidas, pero mucho menos desarrolladas. Así, durante el cortejo, los machos de Platycypha caligata muestran la parte anterior a las hembras y utilizan la posterior como una especie de sistema de defensa, para mantener a raya a sus competidores.

 

Fósil de Yijenplatycnemis huangi

En un ensayo publicado en la revista Scientific Reports, los paleobiólogos Daran Zheng y Bo Wang y sus colaboradores señalan que los Yijenplatycnemis huangi las empleaban del mismo modo, aunque sus extremidades son considerablemente más grandes y asimétricas. En opinión de los expertos, esto también les servía para que los otros machos advirtieran su presencia más fácilmente.

Imágenes: Yang Dinghua / Daran Zheng

Etiquetas: fósilesinsectosnoticias de ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar