Un tetrapléjico consigue mover un brazo con la mente

Gracias a una neuroprótesis y decenas de electrodos colocados en sus músculos, un tetrapléjico que ha pasado años paralizado ha logrado mover un brazo.

También te puede interesar: Un dispositivo para ayudar a las personas con parálisis a mover sus pies con la mente
Un tetrapléjico consigue mover un brazo con la mente

Bill Kochevar no movía su brazo derecho desde hacía ochos años, cuando un accidente con la bici le causó una grave lesión medular que le dejó paralizado desde los hombros hacia abajo. Por eso, cuando hace unos días un equipo de investigadores de distintas instituciones estadounidenses anunció que había logrado agarrar una taza y beber de ella, su caso se convirtió al instante en un fenómeno mundial.

Kochevar recuperó el uso de su extremidad gracias a la suma de dos avances tecnológicos que se complementan entre sí. En un artículo publicado en la revista The Lancet, los científicos, coordinados por expertos del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland, explican que consiguieron reanimar los músculos periféricos y los nervios mediante un sistema de estimulación eléctrica funcional que, en esencia, actúa como un generador de impulsos eléctricos. Este consigue que se contraigan los músculos, los que facilita la movilidad en pacientes que la han perdido. En el caso de Kochevar, los investigadores implantaron en su brazo 36 electrodos, para así excitar los de su mano, hombro y codo derechos.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Pero para conseguir que el paciente tuviera el control de sus movimientos era preciso restablecer la comunicación entre su extremidad y el cerebro. Para ello, los científicos colocaron unos microelectrodos en una zona de la corteza motora y desarrollaron una neuroprótesis especial. Esta utiliza una interfaz cerebro-ordenador para interpretar las señales corticales tomadas por los sensores y decirle qué hacer al citado sistema de estimulación eléctrico.


De este modo, y con la ayuda de un brazo mecánico, el paciente logró llevar a cabo movimientos sencillos, como limpiarse la nariz con una esponja e incluso comer por sí solo platos especialmente adaptados. "Para alguien que no se ha movido en tanto tiempo, ser capaz de hacerlo otra vez, aunque sea un poco, resulta increíble. Es mejor aún de lo que creía", señala Kochevar, que tiene por delante un rosario de sesiones de rehabilitación –para recuperar los músculos atrofiados– y mucha práctica –para mejorar los movimientos–.

Esta investigación forma parte de la iniciativa BrainGate2, impulsada por un consorcio que estudia la viabilidad de este tipo de neuroprótesis y su capacidad para ayudar a las personas con parálisis. Estas ya han demostrado su utilidad en otros casos, en los que algunos afectados han podido, por ejemplo, controlar con su mente un robot o el cursor en una pantalla de ordenador.


Imagen: Universidad Case Western Reserve

Etiquetas: noticias de cienciasaludtecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar