La ciencia te explica por qué eliges mal los regalos

Se acerca la Navidad y (tú lo sabes) vas a volver a equivocarte con los regalos que haces. ¿Quieres saber por qué?

También te puede interesar: Regalar nos hace más felices que recibir

La escena se repite año tras año en muchos hogares: la apertura de los regalos de Navidad es una antología de sonrisas forzadas, caras de póker y expresiones del tipo "¿pero esto para qué lo quiero yo?".

La clave de la discordancia entre quienes hacen los regalos y quienes los reciben se debe a que los primeros se centran en el momento de la recepción del presente, con la intención de que ese instante suponga una gran sorpresa. Sin embargo, los segundos están más interesados en la utilidad a largo plazo del regalo que se les hace.

Así lo afirma una investigación realizada por expertos en marketing de la Escuela Tepper de Negocios de la Universidad Carnegie Mellon y la Escuela Kelley de Negocios de la Universidad de Indiana, que analizaron numerosas investigaciones realizadas sobre el tema y descubrieron que a menudo se da una disparidad entre las motivaciones de "regaladores y regalados".  

Jeff Galak, profesor de Marketing en la Escuela Tepper, pone un ejemplo muy gráfico para explicarlo: "A veces, es mucho mejor regalar una aspiradora, que no impresionará a nadie, pero que será muy usada durante mucho tiempo".

Tres fallos garrafales al regalar 

Los investigadores han identificado los tres errores más comunes al hacer un regalo:  

  • Regalar cosas que no nos han pedido, solo para sorprender a la otra persona, que suele preferir presentes de una lista preestablecida. 
  • Centrarse en objetos materiales, que tienen más posibilidades de suscitar una respuesta positiva inmediata, cuando regalar experiencias (entradas para el teatro, pases a un spa, estancias de fin de semana...) da como resultado un mayor placer, aunque demorado. 
  • Hacer regalos "socialmente comprometidos", como donaciones a una institución caritativa o una ONG en nombre de la persona a la que pretendemos agradar. 

La investigación se remata con esta conclusión: la clave para acertar con nuestro regalo es empatizar con su destinatario y pensar en presentes que, además de apreciados en el momento de recibirlos, resulten útiles a medio y largo plazo.

Etiquetas: Navidadpsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar