El rastro más antiguo de la vida en la Tierra

Confirman que unos restos fosilizados de 3.500 millones de años hallados en Australia son de origen biológico.

A salvo de los elementos

Las rocas que contenían los fósiles fueron tomadas en 1982 del depósito de sílex Apex, en Australia Occidental, uno de los pocos enclaves en los que aún pueden encontrarse restos rocosos primigenios. Estos han quedado preservados porque no se han visto afectados por la actividad de las placas tectónicas u otros procesos geológicos especialmente agresivos. Los organismos presentes en ellas fueron descritos por primera vez en la revista Science, en 1993. Schopf, que lideró aquella iniciativa y hoy dirige el Centro para el estudio de la evolución y el origen de la vida de UCLA, indica que pudieron ser identificados gracias a su distintiva forma cilíndrica y filamentosa. No obstante, su interpretación fue puesta en entredicho en un primer momento, y algunos críticos con su trabajo argumentaron que, en realidad, se trataba de sustancias minerales cuyo aspecto recordaba al de algunos seres vivos.

A lo largo de los años, Schopf y sus colaboradores aportaron nuevos datos que apoyaban su postura, y ahora están convencidos de que sus primeras sospechas eran ciertas. Para determinarlo, el grupo liderado por Valley empleó un espectrómetro de masas de iones secundarios. Este ingenio utiliza un haz de iones de baja energía para arrancar átomos de la superficie de la muestra. Así, pudieron separar el carbono de los fósiles en sus isótopos. A continuación, usaron el espectrómetro de masas para medir sus proporciones –las sustancias orgánicas, ya se encuentren en rocas, microorganismos o animales, contienen proporciones características de sus isótopos estables de carbono–. "Las diferencias que hemos encontrado en las proporciones de isótopos de carbono se correlacionan con sus formas. Si no fuesen restos de origen biológico no habría razón para que se diese esa correlación. Por el contrario, esas proporciones son típicas de la biología y la función metabólica”, señala Valley en una nota.

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar